Fake Instagram

Publicado el

Pregunta: Mi hija de 16 años está obsesionada con Instagram y constantemente se toma fotos para compartirlas en la aplicación. Recientemente descubrí que tiene dos cuentas, una de las cuales ella llama su “Finstagram” y dice que en esta solo permite que sus amigos más cercanos la sigan (yo la sigo en su cuenta más “popular”). Aunque entiendo que es importante para los adolescentes poder compartir cosas con sus amigos cercanos, me preocupa que su “Finstagram” no sea realmente privado, y he escuchado historias de gente que lo usa para hacer ciberbullying. ¿Debería insistir en que me deje seguirla en esa cuenta también?

~ PhotoMom, Burlington, MA

Respuesta: Querida Just:

Mientras tu hija pasa de la niñez a la edad adulta, una de las tareas de desarrollo esenciales en la adolescencia es establecer su autonomía: encontrar su identidad apartada de sus padres y conectarse con sus amigos como un individuo. Su Finstagram es una forma en la que ella está probando su independencia y, de manera preferente, creando vínculos con sus pares, un comportamiento normal y deseable como adolescente. Sin embargo, cuando este comportamiento ocurre en línea, existen otros factores a considerar, como la privacidad, la seguridad y la ciudadanía digital. Tu hija, tan lista como pueda llegar a ser, todavía tiene que desarrollar funciones ejecutivas tales como el control de impulsos y el pensamiento a futuro. Debido a su exuberancia juvenil, puede que publique imágenes o palabras en las redes sociales que pueden comprometer su reputación actual y oportunidades futuras.

Los adultos y los adolescentes entienden el concepto de privacidad de maneras distintas. Debido a la búsqueda de la autonomía normal en la adolescencia, tu hija y muchos adolescentes entienden la privacidad como “lo que mis papás no deben ver”, mientras que los padres, cuyas funciones ejecutivas mentales están más desarrolladas, entienden la privacidad como la protección de la identidad y la preservación de la reputación. Muchos adolescentes comparten las contraseñas de sus cuentas privadas de redes sociales con sus amigos o parejas sentimentales como un símbolo de intimidad. Cuando hables con tu hija acerca de su Finstagram y las redes sociales, puedes reducir la disparidad comunicativa entre sus definiciones de privacidad enfocándose en tu preocupación por su bienestar y su futuro. Recuérdale que Facebook, el dueño de Instagram, permite que ella utilice su red social a cambio de tener acceso total a todo lo que ella sube y tiene derecho a usar todo su contenido de cualquier forma que deseen.

Aunque pensar que una gran corporación anónima posee todas sus publicaciones puede hacer que considere cuidadosamente lo que publica, lo más probable que puede pasar es que un amigo puede compartir su información e imágenes privadas por error o a causa de alguna pelea. Animo a los jóvenes a tomar en cuenta la “regla de la abuela”. Solo publica lo que te gustaría que tu abuela viera, porque puede. Cuando tu hija discuta (y con razón) que su abuela no sabe usar Finstagram, puedes decirle: “Tienes razón, pero tus amigos sí pueden, y también con quien ellos lo compartan (y con quien ellos lo compartan, y así sucesivamente)”. Reflexiona junto con ella quién más puede verla presumiendo su nuevo bikini o en la gran fiesta a la que fue donde dieron cerveza. Los papás de sus amigos podrían echar un vistazo, sus amigos podrían no ser cuidadosos o considerados con lo que ella dice o muestra, y las oficinas de admisión de las universidades son muy minuciosas para encontrar y revisar la huella digital en Internet de un candidato. Recuérdale que, dependiendo de quién se trate y de qué es lo que buscan saber sobre ella, distintas personas interpretan las imágenes de manera distinta, especialmente cuando se publican en línea sin un contexto.

En lugar de exigirle acceso a su cuenta de Finstagram (lo cual podría hacerle sentir que quieres espiarla), ofrécele tu apoyo y consejo. Reconoce que tienes mucho que aprender acerca de Finstagram, las redes sociales y el Internet. Pídele sentarte con ella para aprender acerca de cómo navegar en las redes sociales, esto te permitirá hacer observaciones acerca de la naturaleza humana, buenas y malas, y conocer la manera en que los otros pueden recibir y responder a lo que se publica. Muéstrale tu deseo de apoyarla y protegerla, de estar presente para ella, y de guiarla para que sea consciente y hábil en línea, tal como estás presente para ella en otros aspectos de su vida.

Disfruten los medios de comunicación y utilícenlos sabiamente,

~ El Mediatra M.R.®

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.